¿ Aprietas o rechinas los dientes?

C.D. José Luis Cárdenas Aguilar

Ced Prof. 7064961

 

El bruxismo es una enfermedad muy común, que provoca la necesidad de rechinar los dientes, apretarlos o restregarlos, consciente o inconscientemente, de día o de noche. La causa de este destructivo mal es el estrés. Las preocupaciones, el trabajo, la economía, la familia, los estudios y demás problemitas que tienen al subconsciente activo, desencadenan cuadros en diferentes intensidades. Los dientes de enfrente (los incisivos) empiezan a desgastarse, reduciendo su tamaño, mostrando una línea color marrón encima de las superficies desgastadas, creando apariencia de minifracturas en el esmalte dentario. Sin embargo, muchas veces el problema inició en las muelas y al ir perdiendo tamaño vertical por el desgaste agresivo, ya carecen de anatomía, luciendo lisas, brillantes, color marrón y amarillento en las superficies donde antes había fosetas, fisuras y cúspides que tiene una molar sana. Todo esto afecta la forma de comer, hablar, reír y vivir, pues si no se detiene a tiempo la enfermedad, los dientes pueden desgastarse  hasta el nivel de la encía. El bruxismo en ocasiones se acompaña de trismus maseterino, el espasmo del músculo que permite la depresión de la mandíbula y la apertura de la boca se ve reducida; el paciente sentirá tensos los músculos laterales del rostro y aumento de los cachetes, dolor de cabeza, dolor al abrir la boca y fatiga muscular al comer.

La solución sería eliminar el estrés, algo muy difícil hoy en día, sin embargo, por medio de guardas oclusales diseñadas específicamente para cada boca y grado de bruxismo y de pérdida de tono muscular, podemos frenar de golpe el avance de esta enfermedad destructiva, la cual veo a menudo en mi consulta, sobre todo en abogados, contadores, notarios y sorprendentemente, amas de casa. Las guardas oclusales son transparentes, estéticas y de uso nocturno y/o diurno, cada una con su especificación.

Si notas que aprietas los dientes de día, o quien duerme contigo te comenta que rechinas o haces ruido con los dientes, si te despiertas sintiendo dolor muscular en la mejillas y dolor de cabeza y si notas que los dientes se han desgastado. La solución es más fácil que observar cómo progresa la enfermedad.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s