Cuida tus ojos al exponerte al sol

Cuida tus ojos y los de tus hijos si van a exponerse al sol

 

Las radiaciones ultravioletas del sol no sólo pueden dañar la piel, también pueden dañar los ojos, y provocar problemas permanentes en la vista a corto y largo plazo.

Luego de exponerse al sol sin protección es posible que los ojos se vean rojos, hinchados y estén sensibles a la luz. Eso se debe a la fotoqueratitis, que es una quemadura de sol en los ojos, que en casos más severos pueden ocasionar pérdida de la visión en menos de 48 horas.

A largo plazo, las radiaciones pueden provocar cataratas (cuando el cristalino se pone opaco y la vista se vuelve borrosa), degeneración macular relacionada con la edad (una de las principales causas de ceguera en las personas mayores), “ojo del surfista” (una enfermedad que médicamente se llama pterigio o pterigion y es un crecimiento de tejido anormal dentro del ojo, que causa ardor e irritación) y hasta se puede desarrollar cáncer ocular.

La forma de proteger los ojos del sol, es usando lentes con protección contra los rayos ultravioletas A y B (UVA y UVB), y usarlos hasta en días nublados.

Al igual que los adultos, los niños y los adolescentes que estarán expuestos a las radiaciones durante muchas horas también necesitan proteger sus ojos. El cristalino de un niño es casi transparente hasta los 10 o 12 años. Y en el caso de los menores de 12 meses, hay que evitar exponerlos directamente al sol.

Es fundamental que las gafas de sol, infantiles y para adultos, estén aprobadas y brinden una protección real contra los rayos UV.

Para ello deben llegar a los 400 nanómetros. Esto puede ser verificado con un uviómetro, que mide las radiaciones ultravioletas.

Además, los lentes para los niños deben tener un buen sistema que los sujete (para que no se les caigan mientras juegan y estar fabricados con materiales resistentes, como policarbonato que no se rompe.

Lo importante es que tengan garantías de calidad y de que en verdad te protegerán contra los rayos ultravioleta de ambos tipos.

Si no estás seguro, consulta en la óptica o con un oftalmólogo para que pueda asesorarte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s