BAILE DE MASCARADAS

Mildred Elena Barrios Matos / mildred@isurgere.com

Baile de mascaradas instituto surgere3

Los grandes sabios que han existido a lo largo de la historia han coincidido en que no hay cosa que proporcione mayor felicidad que vivir en la verdad. A primera vista pareciera asunto fácil, puesto que todos pretendemos que nuestra vida refleja una clara coincidencia entre nuestros pensamientos, sentimientos y acciones y lo que ocurre en la realidad. Sin embargo, profundizando tan sólo un poco, podemos darnos cuenta de que participamos en un impresionante baile de mascaradas en donde resulta premiado quien luzca mejor su propio disfraz.

¿A qué me refiero? Les invito a examinar la relación pueril que inician un par de jovencitos buscando agradarse. Las poses que empiezan a exponer son dignas de la más extraordinaria obra de la farándula: cambian el tono de voz, se visten con los colores que agradan al otro, dicen tener aficiones que ni siquiera conocen, en fin…, se transforman en seres irreconocibles con tal de llamar la atención del enamorado.

Ahora, hay un nivel todavía más profundo de simulación: cuando nos ponemos una máscara nosotros mismos y jugamos al baile del autoengaño. Tal es el caso de personas, por ejemplo, que pretenden tener gratificantes relaciones interpersonales cuando, en realidad, la gente que las rodea sufre con sus contactos; o aquéllas otras que opinan que son profundamente inteligentes, cuando sus argumentaciones carecen de solidez; o aquéllas más que creen destacar en alguna habilidad cuando sus resultados muestran una enorme pobreza en esa arte u oficio.

Como ya se habrán percatado, en los primeros niveles de fingimiento hay conciencia más o menos clara de lo que se hace; en el último nivel se carece de dicho saber. ¿Cómo retornar a la verdad? Volviendo a la realidad, misma que emite datos no coincidentes con nuestros pensamientos, los cuales no debemos desechar. Cuando en un ejercicio de honestidad analizamos qué tan veraces somos, es posible que descubramos que hemos estado participando en un baile de mascaradas y que ya es hora de ser auténticos. No olvidemos que lo verdaderamente valioso es lo original. ¡Volvamos a la verdad!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s